Marlins de Miami posponen su primer partido en casa por brote de COVID-19

Spread the love

El partido inaugural de los Marlines de Miami de este lunes contra los Orioles de Baltimore se pospuso, mientras el equipo de Florida lidia con un brote de coronavirus que los dejó varados en Filadelfia.

Los Marlines aplazaron su vuelo a casa el domingo por la noche después del final de su serie contra los Filis.

Una persona familiarizada con la decisión de posponer el juego le dijo a la Prensa Asociada (AP, por sus siglas en inglés) que esta decisión se tomó por precauciones de salud. La persona habló con AP bajo condición de anonimato porque no se había anunciado el aplazamiento.

El lanzador dominicano de la escuadra de Miami, José Ureña, no lanzó en su partido programado del pasado domingo, y el receptor Jorge Alfaro entró en la lista de lesionados el viernes.

No se dieron razones para los movimientos, pero el gerente Don Mattingly dijo que aquellos que dieron positivo serían puestos en cuarentena en Filadelfia.

La precaria salud de los Marlines planteó nuevas dudas sobre la capacidad de MLB para terminar la temporada durante una pandemia.

En Cincinnati, el segunda base de los Rojos Mike Moustakas y el jardinero central Nick Senzel se sintieron enfermos el domingo, un día después de que un compañero de equipo ingresó en la lista de lesionados porque dio positivo por coronavirus.

Algunos jugadores de Miami se enviaron mensajes de texto entre ellos sobre los problemas de salud del equipo antes del partido del domingo, pero no se habló de negarse a jugar, dijo el campocorto Miguel Rojas.

“Esa nunca fue nuestra mentalidad”, dijo Rojas. “Sabíamos que esto podría suceder en algún momento. Llegamos al estadio listos para jugar”.

Mattingly dijo: “Es justo decir que los muchachos están preocupados por las cosas. Quieren saber cómo se sienten acerca de la situación para ser escuchados. Creo que es justo. Estamos hablando de salud”.

Los Marlines jugaron juegos de exhibición en Atlanta el martes y el miércoles contra los Bravos, quienes desde entonces han estado sin sus dos mejores receptores, Tyler Flowers y Travis d’Arnaud, después de que ambos jugadores mostraron síntomas de COVID-19.

 Mattingly se negó a decir si pensaba que los problemas de salud de los Marlins estaban relacionados con la parada en Atlanta.

Miami es uno de los focos de la pandemia, pero el domingo, Mattingly dijo que se siente más seguro allí.

“Te sientes seguro en el estadio de béisbol; me siento seguro con mi entorno yendo a casa”, dijo. “Es mucho más aterrador en el camino”.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *